Home General

0 551
Slow Food para gourmets

Vivimos en una sociedad de consumo, estamos en una etapa avanzada del desarrollo industrial capitalista que se caracteriza por el consumo masivo de bienes y servicios, disponibles gracias a una producción masiva.
El consumo a gran escala de la sociedad contemporánea compromete seriamente los recursos naturales y muestra claramente que a largo plazo ésta es una economía insostenible si no se ponen en marcha alternativas constructivas relacionadas con el desarrollo sostenible.
Esto implica satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro.
Atender las necesidades de la población contemplando la ecología y el consumo responsable.

Todo es un objeto de consumo

Todo es un objeto de consumo

La vida del Che Guevara o la obra de Picasso terminan siendo productos de consumo un una sociedad capitalista.Todo en nuestra sociedad se convierte en un bien de consumo masivo, la silla en que estás sentado, la computadora en que  lees este artículo, el artículo mismo y el tiempo que he empleado en escribirlo.

 Slow food (comida lenta)
Este movimiento internacional se contrapone a la estandarización del gusto y promueve la difusión de una nueva filosofía que combina placer y conocimiento. Opera en todos los continentes por la salvaguarda de las tradiciones gastronómicas regionales, con sus productos y métodos de cultivación.

Los símbolos de una nueva revolución

Los símbolos de una nueva revolución

El inventor del Slow Food: Carlo Petrini
Para muchos el Slow Food es simplemente un inmenso aparato publicitario de Petrini, los italianos que lo conocen, no sienten mucha simpatía por el personaje. Dicen que este movimiento es sólo una manera costosa de hacerse promoción y de enriquecerse aún más.
Contra sus detractores Pertini ha creado su propio film “Slow Food Story” que lo presenta como un artista y un revolucionario.
Se define a sí mismo como un gourmet profesional y su historia personal demuestra, según la publicidad del film, “como las aventuras culturales más importantes pueden surgir de un enfoque irónico y divertido de la vida”.

http://www.slowfoodstory.com

Afiche del film

Afiche del film

Petrini es periodista, sociólogo, rico e inteligente y como todo italiano de poder, Pertini se mofa de sus críticas; sigue viviendo en Bra su ciudad natal, donde tiene una hacienda con 200 empleados. Esta pequeña localidad de 28.000 habitantes, ha sido la primera Ciudad Lenta y su ejemplo se ha seguido por todo el planeta http://www.cittaslow.org
El movimiento internacional slow food del cual Petrini es presidente está presente en más de 50 países y cuenta con miles de socios.

 

0 469
AlimentaciónvsSalud

Hace un par de semanas leíamos una noticia cuanto menos curiosa: los médicos de un hospital en Boston recetan a algunos de sus pacientes el uso del sistema de alquiler de bicis de la ciudad.

Forma parte del programa “Prescribe-a-Bike” (Receta una bici), lanzado conjuntamente por el Ayuntamiento de Boston y el Boston Medical Center, para facilitar el acceso a las rentas más bajas al sistema de alquiler de bicis de la ciudad y de paso, mejorar la salud de sus ciudadanos. En palabras del alcalde Marty Walsh: “Prescribe-a-bike es el enlace entre la salud y el transporte, y asegura que más residentes tengan acceso al sistema de alquiler de bicicletas Hubway”.

Lo cierto es que nos parece fantástica una noticia como esta. Quizá haya quien la pueda atacar de moralista (quienes son los médicos para decirnos con qué medio de transporte me tengo que desplazar) o de populista (¿desde cuando los políticos se preocupan también por nuestra salud?¿hay elecciones pronto?) pero lo cierto es que todo lo que sea facilitar y favorecer el acceso al transporte público menos contaminante (en este caso el sistema local de alquiler de bicicletas) está pero que muy bien.

En nuestro país sabemos muy bien lo bien que funcionan estos servicios. Sólo hay que mirar a ciudades como Barcelona, Sevilla o Valencia, cuyos sistemas de Bike-sharing funcionan bastante bien, y con un número cada vez mayor de usuarios.

Quizá todavía demasiado vehiculoprivado-dependientes, no nos damos cuenta del enorme potencial que alberga nuestro país para dejar aparcado el coche en casa y movernos con otro tipo de vehículos. Nos vanagloriamos del buen tiempo que tenemos, y de los pocos días de lluvia a lo largo del año. Estos factores (entre muchos otros) mueven a millones de turistas de latitudes altas hacia nuestra tierra, pero nosotros seguimos sin sacar todo el potencial.

Hay estudios que dicen que la mayoría de los trayectos urbanos realizados con el vehículo privado tienen menos de 4 km de distancia. ¿Os imagináis la cantidad de dinero que nos ahorraríamos si no tuviésemos que pagar por nuestros vehículos, y luego mantenerlos? ¿Y lo que ahorraríamos en combustible? ¿y si parte de ese dinero que se quema en nuestras gasolineras, se destinara a calentar hogares, no sería la factura energética más barata?¿y si anduviéramos más en lugar de coger el coche para desplazarnos hacia 10 o 15 manzanas de nuestras viviendas, o ir a la universidad?

Esto son sólo reflexiones que dejamos encima de la mesa. Es probable que la industria del automóvil se nos lanzara encima, igual que las energéticas. Pero oye, hay que reinventarse, ¿no? o eso es lo que le dicen a los agricultores,… y a la gente que pierde sus empleos.

Pero en este post no nos vamos a centrar en estas reflexiones, sino en el motivo que ha movido a Boston a llevar adelante este iniciativa: la obesidad y los problemas de salud relacionados con ésta.

Como sabemos, mientras en los países desfavorecidos sus ciudadanos pasan sus penurias por llevarse algo a la boca, en los países ricos nos permitimos el lujo de tirar comida y tener problemas de sobrepeso.  No nos engañemos, este tipo de enfermedades generan muchísimo dinero a empresas farmacéuticas y estéticas.  Porque esto es como todo: hay quien ve un problema, y hay quien ve una oportunidad. Y si uno se puede lucrar, pues mejor.

Pero quizá el problema va más allá, y me centro ahora en la industria agroalimentaria (con ciertos nexos no poco disimulados con las farmacéuticas). Sólo nos gustaría que durante un día, analicéis el tipo de publicidad que recibís y cuanta de esta tiene que ver con productos agroalimentarios. Que cuando vayáis al supermercado, os paréis un segundo a pensar y analicéis qué proporción de éste se dedica a productos envasados y metidos en cajas o paquetes (y que, por lo tanto, han pasado por la industria agroalimentaria) y cuánto a producto fresco. Ahora ya sabéis la magnitud del problema. Por el tipo de proceso de elaboración que tiene, los productos manufacturados que se comen degradan los compuestos naturales, que en ocasiones se sustituyen por otros de origen sintético, y todo se entrelaza con sustancias químicas que cuanto menos deberíamos pensar si hacemos bien en tomarlas o no (los componentes E-, grasas hidrogenadas, etc). Resulta curioso además, el sorprendente precio bajo que tienen (cuando han sido procesadas, envasadas y transportadas) en comparación con el producto qué se considera fresco (que también ha sido recogido pero solo transportado). Y ya por último, que pensemos en qué proporción se consumen unos y otros, si en un supermercado medio más de ¾ partes de éste se destina a los productos transformados.

Con esto no queremos insinuar que la industria agroalimentaria tiene la culpa de los problemas de salud de la gente. La ciudadanía tiene la genética que tiene, los hábitos que puede o quiere tener, y los recursos que puede tener. La industria agroalimentaria produce como a ellos les interesa, mirando de una forma un poco laxa los efectos sobre la salud que sus productos tienen sobre sus consumidores, y utilizando en ocasiones una publicidad que quizá no sea del todo veraz. Pero lo que si queremos decir es, si de verdad la administración pública vela por nuestros intereses y nuestra salud, como se demuestra con acciones como la vista en Boston y numerosas ciudades más, ¿por qué no el aprieta un poco antes a la industria agroalimentaria? ¿Por qué no exigen que produzcan alimentos más saludables y respetuosos con el medio ambiente? ¿Por qué no apoya más a los productores de productos fresco, como verdura y carne, para que las grandes superficies no marquen los precios y les asfixien? ¿Por qué no trabajar en todas las líneas de la cadena alimentaria? ¿Por qué no mejorar e implementar planes de alimentación saludable en colegios? ¿De verdad el futuro pasa por que nos tengamos que alimentar como los astronautas?

Sabemos la importancia del sector agroalimentario, a escala nacional y a escala global, un sector que mueve miles de millones, aunque no debemos olvidarnos que lo hace a un alto precio. Casi cada mes aparecen productos nuevos en los estantes de los supermercados, y nos parece genial que se investigue, y que los ciudadanos cada vez tengamos más oferta sobre la que poder elegir.  Lo que no nos parece tan bien es que luego se destinen cantidades enormes de dinero a resolver problemas que quizá se podían haber evitado.

Eduquemos en saber comer. Eduquemos en salud. Y sobre todo, exijamos que los productos que nos venden sean lo menos insaludables posibles. Las condiciones sanitarias de éstos serán increíbles. Pero,  ¿cuantos de esos componentes que aparecen en el apartado Ingredientes son realmente inocuos para nosotros, y para el planeta?

0 460
El crecimiento en China

“La historia del arte es la historia del gusto, del buen gusto”, decía en voz muy alta por los pasillos de las escuelas de Bellas Artes, el dibujante Osvaldo Attila e insistía con razón “el gusto se educa”.

La Historia del Slow Food es la historia de una revolución cultural y el simple hecho de que no hayas oído nada de ella hasta ahora señala cuanto temor despierta este simple concepto para mantenerlo fuera de los medios de difusión masivos.
El Slow Food es mucho más que una alternativa a la comida rápida: desde 1986 es una asociación internacional sin fines de lucro presente en más de 50 países y cuenta con más de 100.000 socios con objetivos muy concretos.

Un Arca del Gusto
El modo en que comemos destruye nuestra emoción y sensibilidad juntamente con nuestro planeta; el Arca del Gusto protege productos de excelencia gastronómica elaborados en pequeña escala que se encuentran en peligro de desaparición.
Más de 1500 productos de decenas de países de todo el mundo han sido agregados al Arca del Gusto, por lo que estos alimentos están documentados, reconocidos y protegidos como herencia y patrimonio de la humanidad.
http://slowfood.es/proyecto/arca-del-gusto/

Comida rápida

Esto es comida rápida

Sabor es Saber y Poder
El Slow Food se ha propuesto modificar conductas sociales, leyes y variables económicas.
Otorga calidad de bien cultural a la comida y la alimentación
Protege la biodiversidad
Individualiza los productos alimenticios y los modos de producción ligados a su habitat para su categorización y protección en tanto que bienes culturales.
Promueve una mejora en la calidad de vida basada en el respeto al ritmo y tiempo naturales, al ambiente y la salud de los consumidores.

el crecimiento rápido

El derecho al olfato

El Derecho al Placer

El placer es un derecho humano, conocemos por placer movidos por la bondad o belleza con que un objeto se nos presenta; nos sentimos atraidos hacia el placer y rechazamos lo que nos produce displacer. Un objeto, una idea, una fruta, una luz, un aroma, provoca en nosotros una sensación placentera y entonces nos acercamos.
Sobre el placer se establece la base de toda comunicación, no hay contacto ni comunicación en el displacer, si no te provoca placer lo que estás leyendo, pues, dejarás de leerlo.
La vista, el oído, el tacto, el olfato y el gusto son los canales que tenemos para entrar en contacto con el mundo que nos rodea y todos ellos son fundamentales para lograr la armonía, la estabilidad, y el bienestar como principio vital.

Escribe la artista y educadora argentina Graciela Rossi ” Somos aquello que comemos, que vemos, que olemos,que escuchamos,que tocamos; los sentidos nos definen y uno se proyecta con ellos en el paisaje que lo rodea. Esto hace que no sea transparente nuestro paso por la vida, que vayamos dejando una huella que quedará para que otros la vean. Entrenar la mirada para descubrir las cosas que nos maravillan es la tarea del artista y debería ser también una tarea extensiva a todo ser humano”.

el caracol es símbolo del Slow Food

el caracol es símbolo del Slow Food

0 430
Polución

“Renaturierung”, renaturalización es el término que emplean en Alemania para definir el proceso mediante el cual el hombre recrea las condiciones naturales que la cultura y la civilización han deformado o destruido.
El río Isar nace en los Alpes austríacos y pasa por Munich antes de desembocar en el Danubio. Canalizado, entubado, corregido y dirigido durante centenares de años, la ciudad de Munich ha invertido mucho dinero y desarrolla varios proyectos para permitirle al Isar retomar su cauce natural y replantar a su vera todas las especies autóctonas.

“Revitaliesierung” revitalización es el término usado en Suiza, pero el concepto es idéntico; desde hace más de 10 años la revitalización Suiza de los arroyos y ríos da nueva vida a animales y plantas en peligro de extinción al reconstruir su hábitat natural; los Suizos residentes además de disfrutar cotidianamente de la belleza de un paisaje natural vibrante, están ahora nuevamente protegidos de las inundaciones.

el caracol símbolo del movimiento Slow

el caracol símbolo del movimiento Slow

 La ciudad Slow

La oposición slow food / fast food expresa claramente un concepto, la cittaslow busca como la comida slow, recuperar la calidad de vida de las personas, y contruir hábitats dónde importan más las personas que la economía.

El modelo económico actual implica hacer las cosas de prisa y barato; la cadena de montaje, claro ejemplo deshumanizado de la sociedad industrial está integrada en la vida de millones de personas y aceptada como un valor que los economistas no han cuestionado… hasta ahora.

Il Tempo Giusto
Quienes creen en el crecimiento infinito, en un ambiente claramente finito, o son tontos o son economistas, dicen los cultores del Slow al proponer calidad sobre cantidad.

El simple acto de comer bien plantea la base de una revolución, porque para comer bien se debe vivir bien lo cual implica respetar el ambiente, proteger la biodiversidad, evitar la contaminación y diseñar ciudades a la medida y al servicio del hombre.

Orvieto sede mundial de las ciudades Slow

Orvieto sede mundial de las ciudades Slow

Orvietto, 100 km al norte de Roma es una ciudad de 3000 años de antigüedad y es la sede mundial de la ciudades Slow.
Es pequeña, 22.000 habitantes y le ha dicho no a las grandes cadenas de supermercados que destruyeron los pequeños productores en gran parte de Europa; pero ser Slow no le impide renovar su red de subterráneos y transportes.

La idea central de una ciudad Slow es la de aceptar con alegría y placer una jornada de nieve inesperada y cambiar las actividades programadas en lugar de emplear energía y dinero en luchar contra la nieve.

En Shanghai ya no se respira

Contaminación en Shanghai

Sonoma Valley es la primer Cittaslow de USA y Mar de las Pampas la primera de Argentina. En todos los continentes el crecimiento de las ciudades Slow es una realidad de un nuevo modelo económico que busca una sociedad más sana.
Sitio oficial de las ciudades slow http://www.cittaslow.org

0 4445
plantas fluorescentes

Si es la primera vez que oyes esto, no pienses que nos hemos vuelto locos, o que os estamos tomando el pelo, no es así. Las plantas fluorescentes o luminiecestes son ya una realidad. Incluso si quieres, las puedes comprar por internet en glowingplant.

¿Qué son las plantas fluorescentes?

Supongo que a alguno se le ha podido pasar por la cabeza esas imágenes tan especulares que James Cameron generó para Avatar, con paisajes nocturnos increíbles de árboles y plantas que emitían luz. No vais desencaminados, porque esto es exactamente algo así.

Las plantas fluorescentes son plantas modificadas genéticamente para que emitan luz de forma autónoma. Esto que parece tan sencillo de explicar, parece que no lo ha sido tanto llevarlo a cabo.

hongos fluorescentesCómo sabéis, el gen de la bioluminiscencia se encuentra de forma natural en algunos seres vivos, no es nada inventado de forma artificial. Animales como las luciérnagas, o numerosas especies marinas abisales lo poseen, también se encuentran en algunas bacterias y hongos. Explicado de una forma sencilla, para que se de la luminescencia en un ser vivo, debe darse un proceso químico, en el que la proteína luciferina debe ser oxidada y catalizada por la enzima luciferasa. A través de esta reacción se consigue que el cuerpo emita luz.

Lo que nos encontramos ya hoy con estas plantas fluorescentes, capaces de emitir luz, es el resultado del avance en la ciencia de la modificación de genes, que no sólo se concentra en obtener especies vegetales mas productivas o resistentes.

Pero, ¿por qué?

Bueno, parece que el fin de la aparición de estas plantas fluorescentes es el de hacernos ahorrar energía. Según podemos leer en la página web de Bioglow, una de las empresas que ha desarrollado esta técnica, la intención del desarrollo y la mejora de estos organismos responde a la intención de en un futuro, poder tener en nuestras ciudades árboles y plantas bioluminiscentes que nos permitan reducir el consumo de energía lumínica. De esta forma, con un numero elevado de estos individuos podría llegar a ser viable reducir drásticamente la iluminación nocturna de nuestras ciudades, que sería sustituida por estos árboles y plantas fluorescentes.

Ciudad fluorescente

Y ahora, ¿qué?

Quizá sea demasiado pronto para poder emitir juicios de valor, pero no quita que nos hagamos algunas preguntas.

Por todos es conocido la incertidumbre social con respecto a los Organismos Genéticamente Modificados, donde las posiciones tanto a favor como en contra parecen irreconciliables, y ambas disponen de argumentos aparentemente bastante sólidos.  Es cierto que la mejora y la evolución genética se ha dado de forma natural en el planeta, y se sigue dando. Lo que si que ya no parece tan sensato es jugar a ser dioses simplemente por el hecho de que tengamos la tecnología y los conocimientos para poder hacerlo. Mejorar especies vegetales de forma natural para mejorar sus rendimientos o resistencias poco tiene que ver con pasar genes de animales a plantas, sin haber valorado realmente y no conocer los posibles problemas para la salud a medio o largo plazo. Y mucho menos, no saber demasiado bien que podría pasar a nivel vegetal y ambiental.

planta fluorescenteHay que señalar que estos procesos de mejora implican la obtención de variedades mejoradas, que se usan para el cultivo intensivo, y acaban provocando pérdida de biodiversidad por la poca variedad y el tan amplio uso de éstas, y de esto si que estamos seguros. ¿Qué nos deparará pues el futuro con tantas dudas e incertidumbres en este tema?

Parece cierto que la aparición de estas plantas fluorescentes responde a un escalón más en la evolución humana, no es necesario para las plantas, pero si para nosotros. Empezamos a ser conscientes de que no podemos consumir recursos como lo estamos haciendo, sobre todo los energéticos, y esta podría pasar por ser una de las soluciones. Si que es verdad que hay muchas más, mas económicas, sencillas y fáciles de aplicar para reducir el consumo energético en las ciudades y zonas rurales, pero también parece que gusta la idea de avanzar hacia un mundo con plantas que emiten luz.

Ante todo, no hay que olvidar que nos encontramos ante OGMs, y no sabemos que implicaciones podría llegar a tener para el ecosistema global el uso de estas plantas fluorescentes fuera de un laboratorio. ¿Estamos dispuestos a asumir el riesgo? ¿es de verdad necesario?¿y es ahora el momento?

Muchas preguntas, y pocas respuestas. Y siempre, la misma encima de la mesa: ¿OMG’s, si o no?

 

1 2893
Alimentos transgénicos

¿Qué son los alimentos transgénicos?

Los alimentos transgénicos son aquellos alimentos cuyo ADN es modificado genéticamente para conseguir unas ventajas o características deseadas. Aunque se está empezando a introducir en algunos animales, actualmente tienen más presencia en alimentos de origen vegetal.

Existen dos tipos de alimentos transgénicos:

  • Por una parte aquellos que son modificados con el principal objetivo de aumentar la rentabilidad económica y la producción mediante tres propiedades principales: resistencia a pesticidas, resistencia a plagas y mayor productividad por metro cuadrado.
  • Y por otra, aquellos que son modificados para mejorar sus cualidades organolépticas y propiedades nutricionales en beneficio del consumidor. Se persiguen objetivos como obtener frutas sin pepitas, cambiar el tiempo de maduración de algunos frutos para disponer de ellos durante todo el año, modificar el color y sabor de algunos alimentos,  crear híbridos…

¿Cuales son las ventajas e inconvenientes de los alimentos transgénicos?

  • Ventajas:
  1. Mejor rendimiento económico para el agricultor, las semillas transgénicas son más fértiles
  2. Resistencia de las plantas a sequías y enfermedades (disminuye la dependencia de agua, fertilizantes, pesticidas…)
  3. Alimentos más nutritivos
  4. Alimentos más sabrosos y apetecibles
  5. Disminución del costo de alimentos y mayor durabilidad para la venta
  6. Crecimiento más rápido
  7. Creación de alimentos “medicinales” que se podrían utilizar como vacunas u otros medicamentos.
  • Inconvenientes:
  1. Los alimentos transgénicos pueden sufrir cambios genéticos inesperados y dañinos
  2. Los alimentos modificados pueden conllevar la creación de nuevos agentes que produzcan alergias o intolerancias alimentarias en los consumidores, así como resistencia a determinados antibióticos
  3. Organismos modificados pueden superar al organismo original y provocar su extinción o efectos medioambientales impredecibles
  4. En cuanto a temas biológicos, preocupa la resistencia que han ido desarrollando plagas y malas hierbas debido al uso de transgénicos, lo que conlleva un uso de herbicidas y pesticidas más potentes y la consiguiente contaminación medioambiental que acarrean
  5. Desde el punto de vista económico, ciertas empresas trabajan desarrollando semillas de un sólo uso, lo que provoca un gran desembolso cada año por parte de los agricultores

 ¿Es seguro el consumo de alimentos transgénicos?

TransgénicosAunque los alimentos transgénicos generalmente se consideran seguros, no existen estudios suficientes para garantizar con total seguridad su adecuación para el consumo humano.

Es cierto que ciertas investigaciones indican que no existen efectos negativos, pero son estudios realizados por compañias productoras de alimentos transgénicos, por lo que su veracidad o rigurosidad científica queda un poco en entredicho. Sin embargo las que si arrojaron resultados negativos sobre el consumo de alimentos transgénicos, llevadas a cabo por investigadores independientes, no fueron publicadas debido a la oposición de dichas compañias productoras.

También podemos indicar que ciertos estudios independientes realizados con animales alimentados con maíz y otros productos transgénicos indicaron ciertos problemas relacionados, como reducción de la fertilidad, disfunciones digestivas, represión del sistema inmunológico y susceptibilidad a las alergias.

¿Qué comidas son las más probables de ser transgénicas?

Practicamente todas las comidas procesadas contienen algún tipo de ingrediente transgénico.

Entre los alimentos con mayor porcentaje de transgénicos en el mercado nos encontramos con el maíz, la colza o canola, la soya, el arroz, la linaza, la papaya o el azucar. Por lo tanto cualquier producto que contenga derivados de estas plantas tiene muchas posibilidades de contener transgénicos.

Otras comidas o ingredientes con gran probabilidad de contener alimentos transgénicos son:

Todos los productos lácteos y sus derivados, los refrescos, los helados, los aderezos, los cereales, las carnes procesadas, las galletas o los dulces.

¿Qué alternativas existen a los alimentos transgénicos?

Hoy en día, los alimentos transgénicos están presentes en nuestra dieta, muchos de ellos de manera desconocida para nosotros.

Si deseas conocer estos alimentos, Greenpeace publica regularmente una lista, denominada guía roja y verde de alimentos transgénicos, donde indican que empresas utilizan alimentos transgénicos  y cuales no en la elaboración de sus productos.

Otra de las alternativas es consumir alimentos ecológicos, una practica cada vez más habitual y asequible para el consumidor.

0 485
Flor azul hallada en el Tiergarten

Los Románticos buscaban la flor azul, el país de los sueños y el misticismo. El valor que el Romanticismo dio al placer y al sentimiento fue mucho más importante que el que podían tener la técnica o la racionalidad.

Pues los Románticos alemanes habrían coincidido conmigo y con el Movimiento Slow ya que pude encontrar la bella flor azul cuya foto comparto en esta nota, porque ni tengo automóvil ni viajo en buses o metros cuando puedo evitarlo (que es la mayor parte del tiempo); atravesaba en bicicleta el Tiergarten (el parque central de Berlín) volviendo de una clase de alemán cuando tuve la sorpresa de encontrar esta flor azul.

El caracol es el símbolo del Slow Movement

El caracol es el símbolo del Slow Movement

Slow movement: una revolución a la italiana

La historia del Slow Movement (el movimiento lento), la Slow Food, (la comida lenta) y la Cittaslow, (la ciudad lenta) es la historia de una revolución…lenta que lleva ya 28 años.

Comienza naturalmente en Italia, una de las patrias del gusto, con la reacción horrorizada de un grupo de amigos ante la apertura de una sucursal de la cadena de comida rápida (fast food) Mac Donald`s en la histórica y bellísima Piazza di Spagna, en el corazón de Roma.

Esta revolución ha crecido mucho desde entonces; el Slow Food se opone activamente a la estandarización del gusto en la gastronomía (o al mal gusto tratándose de Burger Donald`s); el Slow Movement trabaja por la salvaguarda de las culturas alimentarias regionales, la protección de sus productos y metodologías y promueve la educación del placer como principio de conocimiento.

hamburger

Existen quienes pueden ofrecerle esto a un niño

La Fundación Slow Food por la Biodiversidad

Con cientos de miles de miembros y voluntarios en todos los continentes tutela el ambiente, protege la biodiversidad y la resiliencia, promueve una agricultura y economía sostenibles, defiende a los pequeños agricultores y da peso y valor a los sabores como saberes.

http://www.fondazioneslowfood.it

Esta nota se abre con la flor azul de los románticos y se cierra con el cuestionamiento que un poeta, Baldomero Fernández Moreno hace a la ruidosa ciudad de Buenos Aires de hace 100 años; el autor de estos versos fue además médico rural en Argentina.

flor azul

La Flor Azul                                                   copyright Dan Arenzon

Tráfago

Me he detenido enfrente del Congreso,
y en medio del urbano torbellino,
he soñado en un rústico camino
y me he sentido el corazón opreso.

Una tranquera floja, un monte espeso,
el girar perezoso de un molino,
la charla familiar de algún vecino,
¿no valen algo más que todo eso?

Se ahogaban en la esquina algunas flores
a formidables tajos de colores
abríase el asfalto humedecido
como esbozando trágica sonrisa.
¡Quién va a fijarse en mí, si hay tanta prisa!
¡Quién va a escuchar mi voz, si hay tanto ruido!

El sol salió hoy en Berlin a las 5.55
Dan Arenzon

0 540
cria gorila

La noche del 15 de Marzo, Gorka (la gorila de costa del Zoo Aquarium de Madrid) ha dado a luz a su cría en un parto natural y sin complicaciones después de ocho meses de gestación.

La nueva cría es el séptimo miembro de la familia formada por los machos Malabo (macho dominante del grupo) y Yuba (su hijo) y las hembras: Yangu, Coco, Gwet y Gorka (su madre).

Este nacimiento integrado dentro del EEP (Programa Europeo de especies en peligro), es una gran noticia para la conservación del gorila de costa, una especie en grave peligro de extinción.

Aunque es necesario el paso de las primeras semanas de lactación para confirmar la correcta evolución de la cría, el perfecto estado de salud actual de ambas, la gran vitalidad de la cría y la experiencia de Gorka como madre hacen que reine el optimismo entre el equipo veterinario del Zoo.

gorka

Según el comunicado del Zoo Aquarium, el enorme instinto de protección de la madre ha impedido que los veterinarios pudieran determinar el sexo de la cría.
Al parecer es bastante normal que durante el primer mes la madre se aisle con la cría para afianzar su vínculo, dandole de mamar cada 5 o 6 horas. Una vez pasado el primer mes, progresivamente ira permitiendo el acercamiento y reconocimiento de la cría por parte del grupo. La leche materna será, de hecho, casi exclusivamente el único alimento del gorila hasta el año y medio, cuando empezará a incluir en su dieta verduras, ramas y alguna fruta.

La cría aún no tiene nombre y el zoo ha decidido elegir uno entre las propuestas de sus cuidadores mediante una votación en la pagina de Facebook del Zoo.

0 941
Economía Verde

Llevamos tiempo escuchando y leyendo cómo expertos, tanto económicos como políticos y ambientales, hablan de que la economía verde puede salvar nuestro país. A pesar de ello, en estos momentos las ayudas a las energías renovables se han “congelado” y algunos stakeholders (grupo de presión o lobby) impulsan reformas energéticas que podrían no encajar al 100% dentro de una economía verde.

Pero, ¿qué es eso de la economía verde?

¿poner cañas debajo de un pino? ¿construir casas con bloques de paja? ¿comer las lechugas que medianamente consigo hacer crecer en mi balcón? Ah, y lo más importante,  ¿mi álbum de Instagram con la tomatera cherry que compré en el Mercadona, es economía verde?

Pues… la respuesta es que, hasta cierto punto. Dicen las malas lenguas que todo es política. Pues las malas lenguas deberían decir también que todo es economía. Bueno, quizá no podemos generalizar tanto. Vamos a dejarlo en que, todo aquello que podamos valorar, lo podamos meter en un mercado y transaccionar con el, es economía. De ahí entenderéis porque digo que lo que hay arriba escrito pueda entenderse como economía verde. Otra cosa es que alguien quiera pagar por tener las fotos de tu tomates. Pero si lo consigues, chapeau. Aunque lamente decirte ya, que no eres el primero el conseguirlo.

¿Y lo de verde? Pues eso. Si la actividad por la que obtengo un beneficio tiene algo de relación con el medioambiente, ya tiene el honor de ser calificada como tal. Para haceros una idea de lo que la opinión pública entiende como economía verde, os hablaría de agroturismo, producción ecológica, turismo de ver estrellas, de ver animales en parques naturales, construcción eficiente (así la llaman ahora, cuando no hay más narices que reducir costes por todos lados para poder llevar adelante alguna obra), turismo patrimonial (¿por qué será que en este país, el turismo está en todos lados?), tratamientos de basura y reciclaje, y un largo etcétera.

Pero no, no escribimos este artículo con aire melodramático para hablaros de chiringos de playa que sirven copas en vasos hechos de plástico reciclado con un diseño reshulón. No. Os escribimos este artículo así para que lo que viene a continuación no os duela tanto. Hay una parte de la economía verde que no está tan a la vista de todos, y, sobre todo, que los medios de comunicación no muestran muy a menudo. Nosotros nos preguntamos por qué.

Os estamos hablando de la otra economía verde, la de los instrumentos financieros verdes (que como ya hemos ido aprendiendo después de tantos años de crisis, deben de ser los que de verdad dan dinero, y, como siempre, sólo a algunos). Dentro de esta economía verde, se incluyen los mercados de CO2, los bancos de hábitat, las diferentes certificaciones que existen, subvenciones (pagos directos) y algunas más. Quizá algunos de vosotros hayáis oído hablar de algunas, de todas, o quizá de ninguna. Pero si, estas cosas también son economía verde.

La intención de este post pasa por explicar un poco los diferentes tipos de “instrumentos de mercado” relacionados con lo verde que existen a día de hoy, y, si os gusta, iremos ampliándolos más adelante!

De los mas fáciles de aplicación y comprensión, a los más difíciles, el primero sería los Pagos Directos.  Dentro de este grupo encontramos acciones o instrumentos como son las tasas (por ejemplo, algunas existentes en algunos países destinadas a preservar y mantener la biodiversidad), los impuestos o subvenciones (como las que se incluyen en la PAC).  Estos instrumentos son utilizados por los países para obtener ingresos por actividades que pueden dañar sus recursos ambientales y revertirlos posteriormente en ellos, para mejorarlos (como podría ser en el caso de tasas e impuestos), o pueden utilizados para fomentar el mantenimiento de estos espacios naturales, como serian las subvenciones para mantener pastos o grandes extensiones agrícolas activas pero con poca rentabilidad.

Dentro del gran grupo de las Certificaciones se incluye todo el mercado que se crea entre las empresas certificadoras, los productores certificados, y los clientes. Las empresas certificadores reciben sustanciosos honorarios por emitir certificados que garantizan que los bienes, o los procesos con lo que se fabrican estos bienes, cumplen con los requisitos que se ha acordado que deben cumplir (requisitos generalmente marcados por administraciones públicas). Los productores certificados ingresan más por las ventas de su producto porque los clientes están dispuestos a pagar más por ellos. Bien porque exigen esos requisitos. Bien por una cuestión de exclusividad.

Y por último, un gran grupo denominado Permisos Negociables. En este grupo se incluyen todos aquellos bienes, activos o “cosas ambientales” que, por su carácter de escasez o rareza, se pueden valorar. De esta forma, como ya sabemos, si se puede valorar, se puede comprar y vender. Y de ahí, tener un mercado. Dentro de este grupo encontramos los mercados de emisiones (entre los que está el CO2), los bancos de hábitat, y otros. Señalamos estos dos por ser los más comunes. Pero esto de un banco de C02.. ¿es realmente lo que suena? Si, exactamente. Es un mercado donde se pueden comprar y vender derechos de emisiones de CO2. Cada país tiene un cupo de emisiones anuales de toneladas de CO2. Si emite menos, puede comercializar con ellas. De ahí que se genere un mercado, donde puede entrar cualquiera. En cambio, si un país es deficitario, puede acudir al mercado, comprar más derechos, y así, sus fábricas seguir contaminando tan alegremente. Ya no parece tan bonito, verdad? Obviamente es una versión simplista. Pero, escuchad, es que el problema es que funciona así. Esto ha derivado en toda una serie de instrumentos que permite a las industrias contaminantes asegurarse sus emisiones, aunque la idea es que, al existir cupos cerrados, al final resulte más eficiente la transición hacia un sistema más respetuoso hacia el medio ambiente que comprar bonos para emitir CO2. Pero no está siendo tan rápido como debería.

Pero no todo está hecho para la pillería (o eso queremos pensar). Hay una serie de activos que se han ido desarrollando que permiten “compensar” a base de certificados en planes de desarrollo limpio. De una forma sencilla, sería algo así como, yo contamino aquí, pero lo compenso porque invierto para que algunos ecosistemas se mantengan y mejoren, y lo demuestro con estos certificados que adquiero. De esta forma se llega a los Bancos de Hábitats, donde se pueden adquirir activos para el desarrollo de acciones de conservación de la biodiversidad. El funcionamiento para que una zona natural pase a ser cotizable no es tan complicado: se desarrolla un proyecto de mejora, de creación, restauración, etc para esta zona. El llevarlo a cabo implicaría unas serie de mejoras ambientales (que se pueden valorar). Son estas mejoras las que se convierten en créditos o certificados  ambientales y que, por tanto, pueden ya ser comercializadas como tal. De esta forma, cualquier agente puede compensar daños ambientales al estar invirtiendo en la compra de estos certificados.

¿Qué os parece? Si queréis saber más de esto, seguid atentos al blog. Os iremos mostrando más y más de esta nueva “economía verde”.