Inicio Agricultura El papel clave que juega la agricultura de cara al cambio climático

El papel clave que juega la agricultura de cara al cambio climático

0 464
agricultura

La agricultura, la silvicultura y la pesca son primordiales para asegurar la seguridad alimentaria y proteger los medios de subsistencia, teniendo un papel clave a la hora de cambiar la manera en que gestionamos las diferentes amenazas y peligros, incluyendo los desastres naturales derivados del cambio climático.

Una de las consecuencias del citado cambio climático tiene que ver con el calentamiento global que estamos viviendo en los últimos años. Una solución fundamental es avanzar con respecto a las estrategias tradicionales de cara a concienciar a los diferentes Estados y gobiernos para que puedan ampliar el alcance de las intervenciones apoyando a la respuesta humanitaria.

En la Cumbre Humanitaria Mundial, la FAO se ha decidido a ampliar la labor de la Organización en lo relacionado a los programas de protección social y de transferencia de dinero en efectivo, vinculándolos a la agricultura y el desarrollo rural, poniendo mayor atención a aquéllas iniciativas que tienen que ver con las medidas de seguridad alimentaria y de adaptación al cambio climático. Europa apuesta por la agricultura ecológica comprometiéndose con aquella iniciativa que reclama  un mejor uso de los recursos y capacidades relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Como medidas de cambio importantes, destaca el papel de la agricultura en la fijación de carbono de la atmósfera en los suelos y la biomasa y se entiende que el sector agrario debe avanzar en la identificación de medidas de mitigación que refuercen su competitividad y sostenibilidad. También es importante trasladar a los consumidores la importancia de contribuir al cultivo del olivar como una gran mejora en el medio ambiente. En particular, esta medida permitirá progresar hacia una economía baja en carbono.

Por lo tanto, se entiende que el sector agrario, el cual genera alrededor del 11 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en España, debe avanzar en la identificación de las medidas de mitigación, reforzando su sostenibilidad. Por otra parte, la variedad de climas y suelos que dispone España, supone una gran fuente de riqueza dentro y fuera de nuestro país.

Lo más importante es el desarrollo de una metodología a nivel europeo para el cálculo de la huella de carbono y la huella ambiental en el aceite de oliva. Se trata de abordar el problema con visión global para establecer una estrategia que garantice la adaptación del cultivo y sus aprovechamientos a los distintos escenarios del cambio climático en las diferentes regiones españolas.

Share Button

No hay comentarios

Dejar un comentario