Inicio Energía y RRNN Fracking,¿de verdad es la energía del futuro más próximo?

Fracking,¿de verdad es la energía del futuro más próximo?

0 1996
Fracking

Os traemos un pequeño resumen de qué consiste esta técnica y cuáles son sus posibles riesgos. Un poco de luz ante un tema en el que parece que todo son verdades a medias

¿Qué es el Fracking?

Es una técnica utilizada para la extracción del gas situado en capas profundas del suelo, a través del uso de agua, arenas y otros componentes químicos.
En primer lugar, el suelo se perfora donde previamente los sondeos realizados indican o muestran la existencia de gas. Una vez se alcanza la capa del suelo donde éste se encuentra, se perfora de forma horizontal, ampliando la superficie de contacto del túnel abierto en esta zona del subsuelo.
Una vez llegado a este punto, se inyecta el agua con la mezcla química a alta presión, para fisurar las capas de esquistos que contienen el gas. El gas se libra y fluye hacia la superficie del pozo, donde es almacenado previamente a su traslado en camiones a los puntos de destino.
Para dar más seguridad a todo este proceso, las empresas recubren las tuberías por donde circula el gas y el fluido inyectado con cemento, para evitar filtraciones. Del mismo modo, se impermeabilizan los depósitos donde el agua con productos químicos se almacena (grandes balsas a cielo abierto).

fraking_05

 

¿Qué efectos puede tener sobre el medio ambiente?

Hay que tener en cuenta que, como toda actividad extractiva, genera una enorme presión sobre los recursos naturales y paisajísticos allá donde se instala una planta de obtención de gas de esquisto.
Al impacto visual de la eliminación de flora y fauna en la zona donde se asientan las plantas extractivas, para poder construirlas, la construcción de enormes balsas que acumulan productos químicos, y el trasiego continuo de camiones que transportan el gas, hay que sumarle los efectos y riesgos que no se ven: los que afectan al subsuelo.

Hay un riesgo muy elevado de filtraciones de “agua química” (el agua que se inyecta que contiene la mezcla de productos químicos necesarios para la extracción) hacia otras capas del subsuelo, pudiendo llegar a los acuíferos, contaminando el agua que posteriormente será utilizada por los humanos. Y este problema no sólo en las zonas dónde el agua es inyectada, sino a lo largo de todo el recorrido de las tuberías, donde las altas presiones junto con malos aislamientos pueden producir fugas a cotas superiores, más peligrosas si cabe que las anteriores.
Además, con respecto a la emisión de gases de efecto invernadero, el gas de esquisto libera más carbono que otros combustibles fósiles, con lo cual no es parte de la solución a este problema, sino que se convierte en un agravante.

¿Es realmente una energía barata y perdurable en el tiempo?

Vistos los resultados de esta actividad en los EEUU, parece que la industria a sobreestimado la capacidad y los recursos de los yacimientos encontrados. Por no decir que se han visto estimaciones sin disponer de datos verídicos y consultables.
La realidad de EEUU está siendo que, en los yacimientos más importantes, la productividad entre el segundo año de extracción y el primero se ha visto reducida entre un 60 y un 80%, lo que implica que el segundo año sólo se obtuvo entre un 20 y un 40% del gas obtenido durante el primer año. Y los cálculos estimas que el tercer año de extracción sólo se alcanza un 5%.

Con lo que parece que la productividad en el corto-medio plazo no es tan optimista como la industria promulga. Lo que lleva a una segunda conclusión: actualmente el coste de obtención de esta energía es bajo, pero atendiendo a la baja productividad de los pozos, junto al fenómeno conocido como “peak-oil” (pico de extracción de petróleo, que según algunos estudios ya se ha sobrepasado, y que implica que desde hace algún tiempo se está obteniendo menos petróleo de los pozos debido a su agotamiento) que también puede aplicarse al gas, dan a entender que el precio de esta energía sólo puede hacer que aumentar.

¿Qué es lo que deberíamos exigir?

Ante todo, lo primero, creemos que hace falta muchos más estudios con respecto los factores negativos ambientales de esta técnica extractiva.
Como ya hemos visto, a priori, parece que los inconvenientes son muchos, y los posibles daños a las capas de agua freática pueden suponer unos efectos para los seres humanos inimaginables.

De esta forma, análisis geológicos detallados, que tengan carácter público y accesible por los ciudadanos, y unas exigencias legales para dotar de la máxima seguridad a estas instalaciones sería necesario.

Al margen de esto, consideramos que simplemente por los posibles prejuicios que se podrían derivar a nivel ambiental, creemos que sería más sensato apostar e invertir por las energías renovables.

Si quieres conocer en qué zonas y municipios españoles hay permisos concedidos, pincha aquí

Si quieres saber más de la realidad del Fraking en los EEUU, pincha aquí

Share Button

No hay comentarios

Dejar un comentario