Home General

1 301

España, un país que ha llevado su política penal a un fracaso, con la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), el cual ha propiciado a nuestro Código Penal un sinfín de desbarajustes, ocasionando la desconformidad del pueblo, víctimas de atentados, responsables de la seguridad ciudadana y otros tantos, que ven insuficientes las penas adjudicadas a los delincuentes, asesinos… Que se ven beneficiados, creando una total llaga de sufrimiento en las víctimas del terrorismo, satisfaciendo a ETA y sus aliados.

A continuación, os dejo un fragmento de texto que, un agente de la Guardia Civil, comentaba en una entrevista:

“Me vienen preguntando desde que se hizo pública, la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La misma que está propiciando la salida a la calle de asesinos, violadores y terroristas…

Dije que prefería esperar a que pasase el primer impulso mediático para tener un poco más de elementos de juicio, pero visto lo visto, creo que se impone hacer algún comentario.

De niño teníamos claro que los terroristas eran unos sinvergüenzas que mataban policías, guardias civiles, militares, y que ponían bombas en supermercados. Era algo casi normal que las noticias informasen de algún atentado.

Al entrar en el Ejército en 1996, al irme a Alicante, pusieron una bomba en un autobús que recogía militares en Córdoba al cuartel de Cerro Muriano, de donde acababa de irme (estuve allí destinado haciendo la mili). Murió el Sargento Ayllón de Transmisiones. Mi familia del pueblo se pensaba que yo estaba allí todavía y a mi abuela casi le da algo.PRIMERA.

En el Ejército te advertían del peligro que suponía el terrorismo para nosotros y de que debíamos tomar algunas precauciones como no ir siempre por la misma ruta al cuartel, no salir a las mismas horas, y mirar los bajos del coche antes de subirnos. Te convencían de que si tomabas estas precauciones se irían a por otro que fuese tan precavido. De aquellas, se sabía que el Comando Andalucía estaba por Sevilla. Me acuerdo de la noche en la que mataron al concejal Jiménez Becerril y a su esposa en el Barrio de Santa Cruz. Sobre todo recuerdo a toda Sevilla llorándoles. A estos hijos de puta siempre les gustó matar allí. Por la mañana no se hablaba de otra cosa. Estaban allí e iban a por nosotros… Al poco tiempo se detuvo al dichoso Comando. Días después un compañero vino blanco a contarnos una cosa: “tíos, a los etarras les han encontrado documentación; aparecemos todos nosotros con direcciones, matrículas de coches…”. SEGUNDA. Esto no lo sabe casi nadie. Hoy alguno al leerlo se quedará boquiabierto. Así fue. También recuerdo al Coronel que bajaba vestido de uniforme a la puerta de su casa a esperar al coche oficial. “Si tienen cojones que vengan a por mí, que aquí les espero”, decía.

Al entrar en mi querido y Benemérito Cuerpo durante todo el curso nos daban instrucciones, advertencias y normas para afrontar la amenaza. Para concienciarnos nos mostraban vídeos de atentados. Salías de Baeza un poco acojonado. Año 2000. El puñetero Comando Andalucía se rehizo. Se palpaba en el ambiente. En esa época yo bajaba a Sevilla a dar clases de inglés todas las semanas. Todo el mundo llevaba el arma encima. Se sabía que iba a ocurrir algo. Y ocurrió. Mataron al Doctor Cariñanos, Coronel y otorrino muy famoso. Aparecieron fiambreras con explosivos en los coches de varios militares. A alguno les conocía personalmente. Al poco volvieron a desarticular el Comando. Teníamos razón. Estaban allí y eran peligrosos. TERCERA.

Vinaroz en Castellón. Año 2001. A la delincuencia organizada y muy violenta de los países del Este, la problemática con los inmigrantes irregulares, yonquis nacionales, etc., etc., de nuevo el puto terrorismo. No recuerdo cuánto tiempo llevaba por allí, pero se olía en el ambiente que iban a por nosotros. Los objetivos turísticos del Mediterráneo para hacer daño al país en el ámbito internacional. Explícitamente los etarras apuntaron a los cuarteles de la Guardia Civil y hacían responsables a los guardias de lo que les pudiese pasar a mujeres, niños y otros familiares. Podía pasar en cualquier momento de Murcia a Castellón. A Cataluña no vieron oportuno atacarla. Cayó en Santa Pola. Coche bomba en el cuartel. Un señor que esperaba el autobús y la hija de tres años de un Cabo murieron. Cojonudo. Durante un mes no paramos de pensar en que fue lotería que no nos lo pusieran a nosotros, que por aquel entonces no teníamos ni cámaras. De hecho, las pusieron ese mismo verano. CUARTA.

Puedo contar muchas más, más o menos cercanas. Los compañeros de Huesca, cuyos vehículos oficiales dormían en la calle, y claro, les pusieron un petardo. Año 2000-2001. Los compañeros de Francia que fueron ejecutados como perros porque tienen que trabajar para dar información a los gendarmes pero no pueden llevar arma… El Capitán Galera y el Alférez Abraham Bravo, que fue compañero mío en todos los cursos… asesinados en Afganistán. Dicen los políticos que eso fue terrorismo, pero aquello es una guerra. Hijos de puta…

La cuestión es que si te dedicas a esto, si llevas uniforme, tienes que ser consciente de que vas a cobrar una mierda, de que te van a alejar de tu familia, de que en un momento u otro te vas a jugar el bigote, vas a tener ansiedad, estrés, de que vas a tener que ir a sitios donde nadie quiere ir a hacer cosas que nadie quiere hacer. Esto es así. Y la sociedad siempre te va a criticar. Nadie te va a agradecer nada. Así de crudo. Lo asumes pronto y aunque de vez en cuando te preguntes si merece la pena, sigues haciendo lo que tienes que hacer porque es tu deber y punto. Esto no está de moda (hablar de deber y honor), pero es así.

Es más difícil de digerir que el Estado al que defiendes te dé este tipo de bofetadas. El que está en contacto con él, sabe que el Derecho no existe. Va existiendo. Quiero decir que unos señores políticos hacen unas leyes penales y procesales. Nosotros vamos aplicándolas y presentamos casos. Jueces y Fiscales van interpretando hasta que las cosas van llegando a instancias superiores y la jurisprudencia te dice qué es y qué no es. En el camino, los miles de derechos y garantías se imponen a las tres o cuatro obligaciones, con lo cual, tú puedes tener clarísima cuál es la verdad, sin que necesariamente la verdad procesal coincida con ella.

Así pues, no sé ni qué pensar. Todos somos víctimas del terrorismo. En mayor o menor medida, antes o después, más cerca o más lejos, seamos o no conscientes de ello. TODOS. Un amigo me contó hace un año largo que teníamos que ver a esta gente en la calle, y que teníamos que verlos solicitar indemnizaciones y pensiones compensatorias por el daño que se les ha hecho… En el fondo desde el primer momento supe que tenía razón, pero no quería creerlo. No podía. Pues sí. El “proceso de paz” que se inició parece que contemplaba todo esto, y todo esto se está produciendo.

Poco importa, nada, la sangre y el sufrimiento de tanta gente… La casa cuartel de Vic (un compañero me contó cómo vio el coche bajar por la rampa del cuartel y estallar mientras los niños jugaban en el patio), la casa cuartel de Zaragoza, Hipercor de Barcelona, autobús de la Plaza de la República Dominicana (siendo aún alumno un compañero me contó cómo se había quedado sordo en aquel atentado) y ni siquiera le dieron un grado de minusvalía, el atentado de Vallecas, Miguel Ángel Blanco, Palmanova… Y tantos y tantos. Hasta casi novecientos muertos. Y repito, cuarenta y pico millones de víctimas.

Lo que esta panda de hipócritas no va a poder quitarnos es la satisfacción de que estos hijos de puta a los únicos que han temido y temen es a nosotros. No a ellos. A nosotros. A los “chacurras”, sobre todo a los de verde. Por eso siempre han amenazado a nuestras familias. Somos sus enemigos. Ser enemigo de semejantes desgraciados me hace sentirme orgulloso. Y eso no me lo va a quitar ningún desgraciado con corbata. Eso queda para mí.”

Texto Anónimo, 10-11-2013

 

Share Button

0 264
agricultura urbana

Se llama Todmorden, y está a unos 20 Km de Manchester, Gran Bretaña. Su lema es: ¡Si Comes, Estás Dentro! Así que estamos todos invitados al banquete, no hay que desperdiciar la ocasión.

Durante los últimos 6 años, se han plantado a discreción verduras, hierbas y árboles frutales en 70 espacios públicos lo que han trasformado Todmorden en un Edén Comestible. Esta iniciativa ha convertido al pueblo de Todmoder en un hito en la agricultura urbana, donde lo que se pretende es comerse el paisaje lo cual resulta bastante apetecible. Imagínate paseando por el barrio a la hora de la merienda, sentir ese gusanito en el estómago y pensar “voy a pasarme por la parcela de los frutales (a la vuelta de la esquina) a ver si pesco un par de manzanas”.

Suena a sueño pero en Todmorden es una realidad

Más allá de la parte gastronómica, este gran proyecto implica una revolución en participación ciudadana donde todos los habitantes se preocupan por cuidar y mantener su entorno trabajando juntos. Además nace una cultura del comer sano, que implica un pueblo más saludable y menos enfermo.

Ojalá más pueblos se unieran a esta fantástica iniciativa, aquí os dejamos un vídeo donde podéis ver como se ha realizado el proyecto y mucho más.

¡Que aproveche!

Share Button

0 303
agricultura y crisis

Hoy os traemos una interesante serie de vídeos extraídos de la web www.foodpolitics.eu (que ya comentaremos más adelante) y que, en un formato muy divertido, nos muestra como el campo griego trata de reinventarse, sobrevivir, y luchar en este periodo de crisis.

Lo cierto es que esta pequeña colección llega en un momento crucial para el sector a escala global, y que os puedo asegurar que no os va dejar indiferentes, y que os hará reflexionar sobre qué esta pasando en este sector en nuestro país.

En un momento en el que términos como “Soberanía alimentaria”, “Agricultura urbana” o “producción orgánica” están ya casi en boca de todos, parece que va llegando el momento de hacer una mirada clara, crítica y constructiva a nivel general, más si cabe con la reforma de la PAC acabada de salir del horno europeo.

Y pongo este tema encima de la mesa porque el sector necesita reinventarse, dar el salto a la era tecno-social y sobre todo, evitar que se convierta en una moda más. Una moda a la que podríamos llamar “Regresa al campo 1.5”, y que, al pasar la crisis (si llega pasar) todo quede en nada, y que algunos rayos de luz, como se observan en estos vídeos, queden de nuevo oscurecidos por el mercado, la presión de los intermediarios, y la vuelta al cómodo trabajo de la oficina.

http://www.foodpolitics.eu/cap-videoblog-greece/

Share Button