Inicio Filosofía Slow ¿Por qué usar un champú sin sal ni sulfatos?

¿Por qué usar un champú sin sal ni sulfatos?

0 344

Cuidar del cabello es importante, pero en verano se suele prestar más atención ya que está mucho más expuesto, al sol, al cloro de las piscinas o al agua del mar, por lo que si no hay una contrapartida, puede acabar físicamente como un estropajo y dañado.  Por esta razón, es importante contar con un champú sin sulfatos ni parabenos que nos ayuden a proteger el cuero cabelludo.

Sí, porque no es sólo un factor estético, es también de salud y del cuidado de nuestra piel por lo que siempre es mejor usar un champú totalmente natural, con ingredientes que sólo respondan al objetivo que tiene el producto y no obedezca a otros aspectos más asociados a la marca comercial y su aspecto.

Una de estos casos es la sal, muy utilizada entre las grandes firmas para dar consistencia al champú pero que ya se demostró que no es bueno para el pelo, ya que puede potenciar el encrespamiento hasta debilitarlo.

Estas son algunas de las consecuencias de la sal para el cabello y es por lo que se suele desaconsejar el uso de este tipo de champús.  Hay que prestar atención porque, aunque muchas marcas coloquen el adjetivo natural, no siempre lo es del todo, así que hay que leer cuidadosamente el etiquetado para cerciorarse de que sea un champús sin sulfatos.

En este sentido, hay muchos beneficios de un champú sin sal para nuestro cabello. A continuación, vamos a recoger los más comunes para que sirvan de orientación a quienes aún no se han convencido:

  1. Compuestos naturales. Naturales de verdad, como té de árbol, muy bueno para prevenir la caspa o beta glucano, una fibra vegetal, que ayuda al sistema inmunológico y calma las posibles zonas más irritadas del cuero cabelludo. No tienen efectos secundarios, sólo habrá que ver qué conviene a cada caso. Por ejemplo, para quienes quieran más brillo se recomienda que contenga karité o aloe vera si se quiere tener más hidratado.
  1. Respeta al medio ambiente, ya que no se utilizan agentes químicos. Además, utilizarlos en pasta hace que se reduzca el impacto del plástico, uno de los problemas medioambientales más en boga y que productos como el champú aún no se han puesto a resolver, a pesar de haber intentado innovar en envases en repetidas ocasiones.
  2. No hacen experimentos con animales. Las pruebas antes de comenzar a comercializar el champú o gel en cuestión, se hacen directamente en humanos, ya que al utilizar sólo ingredientes naturales no hay nada que temer, por lo que mantiene al mundo animal (y al humano) lejos de agentes tóxicos.

Así como se fomentan hábitos saludables en la alimentación o en la vida cotidiana aconsejando el ejercicio diario y otras prácticas para reducir el estrés y gestionar mejor el tiempo, es importante que también esto se extienda a otras esferas como es la higiene y el cuidado de la piel. Un champú sin sal, con ingredientes naturales puede ser el primer paso, sin olvidarse de las distintas cremas que hay en el mercado y las que también se tendrán que estudiar si son naturales de verdad o no.

 

Share Button

No hay comentarios

Dejar un comentario