Inicio General Slow Movement ¿ eres lo que comes ?

Slow Movement ¿ eres lo que comes ?

0 450
Flor azul hallada en el Tiergarten

Los Románticos buscaban la flor azul, el país de los sueños y el misticismo. El valor que el Romanticismo dio al placer y al sentimiento fue mucho más importante que el que podían tener la técnica o la racionalidad.

Pues los Románticos alemanes habrían coincidido conmigo y con el Movimiento Slow ya que pude encontrar la bella flor azul cuya foto comparto en esta nota, porque ni tengo automóvil ni viajo en buses o metros cuando puedo evitarlo (que es la mayor parte del tiempo); atravesaba en bicicleta el Tiergarten (el parque central de Berlín) volviendo de una clase de alemán cuando tuve la sorpresa de encontrar esta flor azul.

El caracol es el símbolo del Slow Movement

El caracol es el símbolo del Slow Movement

Slow movement: una revolución a la italiana

La historia del Slow Movement (el movimiento lento), la Slow Food, (la comida lenta) y la Cittaslow, (la ciudad lenta) es la historia de una revolución…lenta que lleva ya 28 años.

Comienza naturalmente en Italia, una de las patrias del gusto, con la reacción horrorizada de un grupo de amigos ante la apertura de una sucursal de la cadena de comida rápida (fast food) Mac Donald`s en la histórica y bellísima Piazza di Spagna, en el corazón de Roma.

Esta revolución ha crecido mucho desde entonces; el Slow Food se opone activamente a la estandarización del gusto en la gastronomía (o al mal gusto tratándose de Burger Donald`s); el Slow Movement trabaja por la salvaguarda de las culturas alimentarias regionales, la protección de sus productos y metodologías y promueve la educación del placer como principio de conocimiento.

hamburger

Existen quienes pueden ofrecerle esto a un niño

La Fundación Slow Food por la Biodiversidad

Con cientos de miles de miembros y voluntarios en todos los continentes tutela el ambiente, protege la biodiversidad y la resiliencia, promueve una agricultura y economía sostenibles, defiende a los pequeños agricultores y da peso y valor a los sabores como saberes.

http://www.fondazioneslowfood.it

Esta nota se abre con la flor azul de los románticos y se cierra con el cuestionamiento que un poeta, Baldomero Fernández Moreno hace a la ruidosa ciudad de Buenos Aires de hace 100 años; el autor de estos versos fue además médico rural en Argentina.

flor azul

La Flor Azul                                                   copyright Dan Arenzon

Tráfago

Me he detenido enfrente del Congreso,
y en medio del urbano torbellino,
he soñado en un rústico camino
y me he sentido el corazón opreso.

Una tranquera floja, un monte espeso,
el girar perezoso de un molino,
la charla familiar de algún vecino,
¿no valen algo más que todo eso?

Se ahogaban en la esquina algunas flores
a formidables tajos de colores
abríase el asfalto humedecido
como esbozando trágica sonrisa.
¡Quién va a fijarse en mí, si hay tanta prisa!
¡Quién va a escuchar mi voz, si hay tanto ruido!

El sol salió hoy en Berlin a las 5.55
Dan Arenzon

Share Button