Home Tags Artículos relacionados con "cerdos nadadores"

cerdos nadadores

cerdos nadadores

No es que las islas de Bahamas necesiten ningún reclamo turístico. Sus playas paradisíacas, sus islas vírgenes y cubiertas de vegetación, sus palmeras y eterno verano. Todo ello se encarga de convertir esta región en uno de los destinos vacacionales más codiciados del mundo. ¿Hay alguien que no quiera ir a Bahamas? El mundo entero sueña con una escapada de lujo a este lejano archipiélago. Pero, si necesitas más razones para hacerlo te contamos que es el hogar de los famosos cerdos nadadores.

Una de las pequeñas islas del archipiélago de Bahamas es mundialmente conocida como Pig Beach. Su nombre se lo debe a los simpáticos cerdos salvajes que habitan el lugar. Allí se dejan tocar, acariciar, jugar con ellos e incluso alimentar. Éste último es uno de los mayores problemas de las autoridades bahameñas. Y una de las razones por las que estos animales están en peligro.

¿Por qué hay cerdos nadadores en las Bahamas?

Los cerdos nadadores viven en Pig Island muy felices. Se trata de una isla deshabitada, en la que apenas hay 20 de estos mamíferos y sus lechones. Ellos conviven con otros animales como gatos o cabras. Este curioso lugar ha captado la atención turística del mundo entero. Porque son los únicos que existen en el mundo. Su procedencia es incierta, aunque existen numerosas leyendas que tratan de explicar de dónde salen estos cerditos.

  • Comida olvidada por unos marineros. La leyenda más extendida cuenta que estos cerdos fueron dejados ahí por unos marineros. No para siempre, sino con la idea de regresar para cocinarlos y comerlos. Sin embargo, algo les pasó y jamás volvieron a por ellos. Los cerdos quedaron allí esperando, sobreviviendo con desechos de comida de los barcos que pasaban por allí. Con el tiempo, aprendieron a nadar para cogerla y se volvieron salvajes.
  • Un naufragio porcino. Otras historias cuentan que son los únicos supervivientes de un naufragio, del que se salvaron nadando hasta la costa.
  • Un plan de negocios brillante- Los amantes de las teorías conspirativas afirman que fue el propio estado el que los colocó allí para atraer más turistas a la isla deshabitada.
  • Vecinos invasores. Los habitantes de islas cercanas se pasan por Pig Island a darles de comer y asegurarse de que están bien. Estos mismos afirman que los cerdos se escaparon de alguna de las islas de alrededor.

¿De qué especie son los cerdos nadadores?

Puede parecer un cuento infantil, pero estos cerdos nadadores en las Bahamas no tienen nada de especial que les diferencie con los cerdos de una granja. No tienen aletas ni agallas. Ni pueden respirar bajo el agua. Tampoco tienen la piel escamada ni una aleta para dirigir sus pasos en la corriente. Al contrario. Don tal y como los conocemos en España. Con su rabito enrededado, su morro plano y su pelo grueso y duro.

Así, la única diferenciación entre esos especímenes caribeños y nuestros mamíferos amontonados en piaras es que estos cerdos nadadores han aprendido a sumergirse para sobrevivir. Pero siguen reproduciéndose como cualquiera de su especie. También necesitan oxígeno para respirar y duermen en la playa, en tierra firme. De hecho, nadan como hemos visto cientos de veces nadar a los perros. Con la cabeza fuera del agua y agitando las patas para mantenerse a flote. Es decir, como nada cualquier mamífero autóctono  de tierra firme al que lanzas al mar.

La única diferencia entre estos cerdos de Pig Island y los que tenemos en territorio nacional es que los primeros son más amistosos y entrañables. Porque no han cogido miedo al ser humano, si no que le relacionan con la fuente de su alimentación y acuden a él en cuanto le ven llegar. Podrían pasar por más inteligentes, pero simplemente han agudizado sus sentidos en la búsqueda de alimentos como haría cualquier ser vivo en su situación.

Posible extinción de los cerdos nadadores

Es importante destacar que al no tratarse de una especie diferenciada, no podríamos hablar de extinción, si no de despoblación. Dicho esto, lo cierto es que no existen más de 20 ejemplares en esta particular piara acuática. Esto contando a los cerdos y a sus crías, que también flotan en la orilla de Pig Island con placer. Y estos cerdos nadadores en las Bahamas se comen todo lo que los humanos les proporcionan.

Con el aumento de la fama de esta playa porcina, muchos son los turistas que se acercan a conocer a estas simpáticas criaturas. Y, por supuesto, a alimentarlas. Entre tanto visitante siempre hay algún descerebrado con una idea terrible. El punto sin retorno llegó cuando Wayde Nixon, uno de los cuidadores, denunció que “algunos visitantes les daban cerveza y ron, para después montarse encima de ellos”.

Este escándalo se hizo aún más grande cuando siete de los 20 animales aparecieron muertos y fueron encontrados por sus cuidadores. No se ha confirmado con seguridad que fuera consecuencia del alcohol o de alguna planta venenosa, pero las autoridades están tratando de descubrirlo y controlarlo para no perder su reclamo porcino turístico. El estado no ha tardado en hacerse cargo de la situación, prohibiendo a los visitantes alimentar a los cerdos nadadores de forma estricta, con multas. Pueden nadar con ellos, hacerse fotos con ellos, pero nada de darlos de comer.  Así lo aclaró Alfred Gray, el Ministro de Agricultura:

Los visitantes de las islas pueden abrazar la experiencia única y especial de nadar con los cerdos en la isla deshabitada de Big Major Cay. Los cerdos viven libremente en las playas de arena, y después de tomar el sol durante horas, nadan en las olas. Los cerdos, aunque salvajes, son excepcionalmente amistosos.”

Con esta medida se busca proteger unos de los animales más curiosos de nuestro planeta, cuyo reducido número se ha visto aún más menguado tras este desastre. ¿Conseguirán los 13 cerdos nadadores que quedan reproducirse y perpetuar su especie con éxito suficiente para no desaparecer del mapa? De verdad esperamos que sí, porque visitarlos y poder darnos un chapuzón con ellos está en lo más alto de nuestra lista de deseos viajeros alrededor del mundo.