Home Tags Artículos relacionados con "impacto ambiental"

impacto ambiental

0 367
Paris

La contaminación atmosférica llega a Europa.

Ya no es sólo China quien registra niveles preocupantes de contaminación, según los expertos más del 90% de la población europea respiramos aire contaminado. El ultimo episodio de altas presiones en Francia, con cielos despejados, poco viento y fuertes contrastes de temperatura, provoca una alerta de contaminación atmosférica en la zona norte del país.

Transporte público gratuíto, disminución de la velocidad máxima de circulación de vehículos, desvíos de trafico pesado en la región de París o limitación en las emisiones en las plantas industriales son algunas de las medidas tomadas por el ministro de Ecología francés Philippe Martin durante el pasado fín de semana para reducir la contaminación.

Nuestros habitos urbanos, las emisiones de las industrias y la ingente cantidad de vehículos que recorren cada día las carreteras europeas han ido contribuyendo de manera nefasta a la calidad de nuestro aire.

Reino Unido, otro de los países más afectados por la polución, ya ha sufrido las consecuencias de no combatir de manera suficiente las emisiones y ha sido enjuiciado por la Comisión Europea. Francia podría ser el próximo.

Debemos recordad que la Organización Mundial de la Salud ha clasificado la contaminación del aire como un importante agente cancerígeno , constituyendo para la salud una amenaza más grave incluso que el tabaquismo pasivo.

¿Para cuando medidas de verdad?

Incentivar las ciudades inteligentes ecológicas, el transporte público sustentables, generación limpia de energía, construcción ecológica… son algunas de las medidas que pueden contribuir a reducir los niveles de contaminación antes de que sea demasiado tarde.

0 481
WUF7

Hace escasas dos semanas finalizó el Séptimo Foro Urbano Mundial organizado por UN_Habitat. UN_Habitat es el programa de las Naciones Unidades orientado a trabajar en la mejora de la vida en entornos urbanos.

Resultado de este encuentro, cuyo tema central ha sido el de la igualdad urbana en el desarrollo de las ciudades, se ha elaborado un manifiesto, o declaración, que ya se puede leer desde la página web del encuentro: http://unhabitat.org/7th-world-urban-forum-medellin-declaration/ (hay un link al final de la página que enlaza con una traducción al español).

Este manifiesto no es más que una declaración de intenciones, una puesta sobre la mesa de esos temas importantes sobre el futuro de nuestras ciudades y que nunca deberíamos dejar de tener en cuenta.

Dice el manifiesto que desde el año 2008, la mayoría de la población mundial ya vive en ciudades. Este es un fenómeno que se ha ido repitiendo desde hace varios cientos de años, y que parece que no tiene fin. La ciudad sigue ofreciendo más oportunidades que el mundo rural. Pero no siempre la gente se desplaza hacia los grandes núcleos urbanos en busca de esas nuevas oportunidades, si no por necesidad. El cambio climático, con sus sequías e inundaciones, o conflictos bélicos  causan enormes desplazamientos en los que la motivación del viaje pasa de pretender una vida mejor a una cuestión básica de supervivencia.

En un momento en el que se habla de Smart cities, de Ciudades del saber y de la tecnología, tenemos que darnos cuenta que también las ciudades, precisamente por ser esos puntos de concentración de tanta población, son los espacios donde mayor desigualdad se concentra, donde la degradación ambiental es más perceptible y donde los problemas derivados del cambio climático están más presentes y tienen un impacto mayor. En los países desarrollados, con ingentes cantidades de legislación en materia urbana, parece que el desarrollo de la ciudad y su relación con el entorno está mas estudiada. En los países en vías de desarrollo no lo parece tanto. Pero al final, resulta que no importa la latitud en la que estemos: en mayor o menor medida, la vida en las ciudades cada vez resulta más complicada.

Por poneros ejemplos, de aquí y de allí: falta de infraestructuras básicas con concentraciones de población elevadas, problemas de acceso al agua potable, desigualdad, desarrollos urbanos en entornos vulnerables ambientales, etc.

Los participantes en el Foro han resaltado la necesidad de promover una agenda urbana que pueda poner fin a la falta de planteamiento y establezca un marco legal adecuado en la incesante expansión de las ciudades, y que evite las muchas y diferentes formas de desigualdad y exclusión urbanas, así como las cada vez más dificultades en una oferta equitativa de trabajo digno para todos. Así mismo, se proponen algunos puntos para esa agenda, que resumimos aquí:

  • Alentar a los gobiernos a utilizar políticas nacionales urbanas, que articulen los desarrollos futuros y que estén basados en la equidad, la justicia y los derechos humanos.
  • Impulsar la cohesión social, rompiendo con la segregación social y promoviendo la igualdad desde todos los segmentos de la sociedad.
  • Promover la gobernanza local, participativa e inclusiva, hacia todos los niveles distintos de gobierno
  • Promover un desarrollo urbano sostenible, consensuado, y equilibrado con el territorio, que fortalezca la resiliencia, tanto ambiental como urbana.
  • Promover la participación activa y comprometida del sector privado.

Estos aspectos, que nos podrían parecer básicos, e incluso de sentido común, en realidad no lo son tanto. Y no pensemos que esta situación no se da en lo que llamamos Países Desarrollados.

Hoy en día, en nuestro país, nos encontramos con grandes desigualdades ente algunos barrios, completamente polarizados en función de la renta, y generando sinergias que, en lugar de tender a una mayor diversidad urbana, la segmenta y estratifica más. Nos encontramos con zonas urbanas y periurbanas degradadas, con falta de algunos servicios básicos, e incluso fuera de las grandes ciudades, núcleos urbanos pequeños con la falta de todos ellos. En nuestras ciudades hay mucho asfalto y pocas zonas verdes, contaminación acústica e intrusión lumínica nocturna. Se han convertido en concentradores y consumidores de energía, y liberadores de materias grises. Y las políticas de ordenación y planificación, en sus justificaciones hablan y promulgan la necesidad de espacios más saludables y vivibles, pero la realidad es que parece que sólo han respondido a unos pocos intereses económicos, que han hecho ricos a algunos, y han dejado situaciones desastrosas a muchos.

En nuestro blog hablamos de medio ambiente. Pero tenemos que dejar de pensar que el medio ambiente es sólo la naturaleza, el campo, los grandes bosques o la selva. El medio ambiente es el medio en el que nos encontramos, nos desarrollamos. Y a día de hoy, la mayor parte de los seres humanos vivimos en ciudades. Si cada vez más nos preocupamos por lo que hay fuera de ellas, y queremos, porque sabemos que lo necesitamos, que se protejan los polos, los grandes bosques y los océanos, también nos tenemos que empezar a preocupar por el entorno en el que estamos la mayor parte de nuestra vida: la ciudad. No hay que olvidar que es aquí donde nos alimentamos, donde respiramos, donde bebemos agua. Tenemos que exigir que el lugar donde vivimos, sea un lugar que aspire a ser cada día mejor, mas igualitario, más equilibrado, y más respetuoso con el medio.

Este tipo de encuentros, como el Foro Urbano Mundial seguirán siendo necesarios mientras no lo consigamos. Porque, si luchamos para reducir la tala de árboles en las selvas, ¿no debemos luchar también donde esos árboles irán a parar?

foro mundial

0 9253
Tubos fluorescentes

Todos conocemos las luminarias fluorescentes, también conocidas como tubos fluorescentes, estamos cansados de verlos, tanto en viviendas como en oficinas y diferentes tipos de locales, sobre todo en el ámbito industrial, pero, ¿conocemos realmente en que consisten?

¿Qué son los tubos fluorescentes?

Los tubos fluorescentes son un tipo de luminarias que se basan en el efecto fosforescente, cuentan con una lámpara de vapor de mercurio a baja presión, para su funcionamiento.  Aunque no vamos a entrar a detalle sobre su composición y funcionamiento, es necesario comentar que los tubos fluorescentes están formados por un tubo de vidrio revestido interiormente por sustancias químicas las cuales emiten luz visible cuando reciben una radiación ultravioleta. El tubo contiene también una pequeña cantidad de mercurio y un gas inerte (normalmente neón o argón).

¿Qué características tienen los tubos fluorescentes?

  • Luminosidad: los tubos fluorescentes tienen un rendimiento luminoso que oscila entre los 50 y 90 lúmenes por vatio (lm/W)
  • Vida útil: tienen por lo general una vida útil comprendida entre las 5000 y 7500 horas, muy superior a las lámparas incandescentes por poner un ejemplo.
  • Color: aunque existen diferentes modelos, con diferentes temperaturas, generalmente su temperatura de color varía entre los 3000 y los 6500K (entre blanco cálido y luz día frío).

¿Cuales son las principales ventajas de los tubos fluorescentes?

  • Buen rendimiento luminoso
  • Bajo consumo eléctrico
  • Poca pérdida de energía en forma de calor
  • Vida útil prolongada

El gran problema de los tubos fluorescentes

Pero no todo pueden ser ventajas cuando hablamos de los tubos fluorescentes, existe un problema y grave. Los tubos fluorescentes contienen una pequeña cantidad de mercurio, lo que los convierte en elementos altamente contaminantes, aunque también es necesario descatacar que no existe ningún tipo de problema mientras el tubo no se rompa y el mercurio no sea liberado.

La contaminación por mercurio

  • La rotura de un tubo de mercurio es capaz contaminar 30 mil litros de agua.
  • El mercurio es  una potente toxina que puede afectar seriamente al cerebro y al sistema nervioso, siendo los niños y las mujeres embarazadas los más susceptibles a su intoxicación.
  • Algunos de esos efectos sobre el cuerpo humano pueden ser: alteraciones en la personalidad, temblores, cambios de visión, sordera, falta de coordinación o perdida de memoria.
  • El mercurio que es liberado al ambiente se transporta por vía aérea o por el agua de lluvia o nieve hasta los ríos, mares y océanos. Una vez allí, es absorbido fácilmente por los animales microscópicos y plantas, las cuales son ingeridas a su vez por animales más grandes.
  • Una de las mayores exposiciones al mercurio se produce mediante el consumo de pescado contaminado.  Países como EE.UU. están tomando medidas al respecto, y han emitido un comunicado advirtiendo a mujeres embarazadas y niños sobre el consumo de tiburón, caballa gigante, pez blanco o pez espada .
  • El mercurio es altamente dañino para la vida marítima y acuática en general, el mercurio en sedimentos puede causar aumento de la mortalidad y las deformaciones en los peces. En algunos lugares como la Bahía de San Francisco en EE.UU. la contaminación por mercurio es tal, que se recomienta a los adultos no consumir más de dos porciones de pescado al mes. 

¿Cómo contribuir a reducir la contaminación por mercurio?

  • Comprar tubos fluorescentes con bajo contenido de mercurio: Los últimos avances permiten a los principales fabricantes producir luminarias con hasta el 80% menos de contenido en mercurio. Aún así, siguen siendo tubos fluorescentes con cierto contenido de mercurio, por lo que deben ser eliminados en los centros de recogida de residuos.
  • Reciclar todos los elementos del hogar con cierto componente de mercurio como baterías o termostatos: La capacidad del mercurio como conductor de electricidad sumado a que es el único metal líquido a temperatura ambiente, lo convierte en un material muy utilizado en productos domésticos como termómetros, termostatos y baterías. Es recomendable deshacerse de todos en ellos en centros de recogida de residuos o puntos limpios.
  • Reemplazar los tradicionales termómetros de mercurio por termometros digitales o de vidrio galistan: Son igual de exactos e infinitamente menos contaminantes.

¿Qué hacer si se rompe un tubo florescente?

  • Antes de limpiar la habitación
  1. Abrir la ventana y abandonar la habitación durante al menos 15 minutos.
  2. Apagar la calefacción, aire acondicionado o ventilación.
  • Para limpiar la habitación
  1. Recoger con mucho cuidado los fragmentos de vidrio y polvo con algún material rígido a modo de pala y colocarlos en una bolsa de plástico que puede ser sellada.
  2. Utilizar cinta adhesiva para recoger todos los restos de vidrio y polvo.
  3. Limpiar el área afectada con toallitas húmedas y depositarlas después en la misma bolsa.
  4. No utilizar aspiradora, ni barrer la zona con los restos de tubos fluorescentes.
  5. En caso de que cualquier prenda de ropa o calzado tuviera contacto directo con el mercurio, no  los lave, colóquelos en la misma bolsa de plástico para ser desechados.
  • Una vez concluida la limpieza
  1. Sellar correctamente la bolsa de plástico que contenga todo el material para desechar y lavarse las manos concienzudamente.
  2. Eliminar la bolsa de plástico depositándola en el lugar correspondiente para su desecho.

0 750
Bombillas de bajo consumo

Las bombillas de bajo consumo, conocidas técnicamente cómo lámparas fluorescentes compactas (LFC), son un tipo de lámpara que utiliza la misma tecnología de los tubos fluorescentes tradicionales para hacer lámparas de menor tamaño que sustituyan a las tradicionales bombillas incandescentes.

En comparación con éstas, las LFC tienen mayor vida útil y consumen menos energía para producir la misma cantidad de luz. Sin embargo, tardan más tiempo en producir su máxima iluminación y su contenido de residuos tóxicos provoca que su desecho sea más problemático.

Algunas de las ventajas de las lámparas fluorescentes compactas en comparación con las lámparas incandescentes son:

  • Las LFC son frías y convierten en luz la mayor parte de la energía que consumen, mientras que en las incandescentes la mitad de energía consumida es transformada en calor y no en luz.
  • Una bombilla de bajo consumo utiliza entre un 50 y 80% menos de energía para producir la misma cantidad de luz. Para hacernos una idea, una LFC de 22 vatios equivale a una bombilla incandescente de 100 vatios.
  • Una bombilla incandescente arroja mucho más CO2 a la atmósfera que una bombilla de bajo consumo.
  • Las bombillas de bajo consumo cuestan unas siete veces más que las incandescentes y duran aproximadamente unas 10 veces más.
  • En un cálculo aproximado, sustituir cinco bombillas incandescentes por cinco bombillas de bajo consumo equivalentes, puede suponer un ahorro anual de unos 60€ y una reducción de la emisión de gases del efecto invernadero de hasta 340kg.

La trampa de las bombillas de bajo consumo

Existe otra vertiente que opina que, aunque las bombilas de bajo consumo o LFC fueron diseñas para beneficiar al medio ambiente principalmente mediante el ahorro energético, estas bombillas constituyen una amenaza y son altamente contaminantes, tanto que pueden producir serios problemas de salud. La razón principal es su contenido de mercurio, un metal pesado que utilizado en forma de gas produce una radiación ultravioleta, la cual es convertida en luz visible por un recubrimiento fluorescente.

Un estudio de la OCU afirma que durante su funcionamiento no se producen perdidas por lo que no existe peligrosidad. El principal riesgo es la posibilidad de rotura de una bombilla LFC, ya que de ser así, se produce una liberación brusca de mercurio al ambiente, una de las sustancias más tóxicas que existen en el planeta.

¿Qué hacer si se rompe una bombilla de bajo consumo?

Tal es la preocupación por los problemas de salud que pueda acarrear la rotura de este tipo de bombillas, que el Instituto Nacional de Toxicología recomienda seguir a rajatabla el siguiente protocolo de actuación:

  1. Abandonar la habitación de forma inmediata y ventilar durante al menos unos 15 minutos.
  2. Recoger cuidadosamente las piezas rotas y el polvo con toallas o papel húmedo, equipados convenientemente con guantes de goma y mascarilla de protección respiratoria.
  3. No utilizar bajo ningún concepto aspiradora o escoba, ya que con el calor o la aerosolización, la volatilidad del mercurio aumenta significativamente.
  4. Colocar todo el material recogido en algún tipo de recipiente hermético o bolsa sellada y depositarlos en algún centro de reciclaje o punto habilitado para la recogida.
  5. Si después se pasa la aspiradora, debe extraerse la bolsa, introducirla de nuevo en una bolsa de plástico sellada o recipiente hermético y llevarla también al punto limpio
  6. No permitir a los niños pequeños el acceso a dicha habitación en las menos las siguientes 24 horas posteriores a la limpieza exashutiva de la misma.

Todas estas precauciones son muy importantes y totalmente necesarias, pero especialmente si la bombilla estuviese encendida en el momento de la rotura, porque entonces la cantidad de mercurio liberada es mucho mayor. No olvidar tampoco que las bombillas deben depositarse siempre y de cualquier forma, tanto si la bombilla está rota como fundida, en puntos limpios o habilitados para su recogida (situados normalmente en centros comerciales, ferreterías o tiendas de iluminación), nunca deben depositarse en los contenedores convencionales.

El mito de la vida útil

Otro de los puntos que causa gran controversia a la hora de hablar de bombillas de bajo consumo es el tema de la vida útil. Según los fabricantes las bombillas de bajo consumo poseen una vida útil que oscila entre las 3.000 a 8.000 horas, y es en ese punto en el que radica la clave de su ahorro económico en comparación con las bombillas incandescentes.

Pero la realidad es bien distinta en muchos casos, ya que de no llegar a esas 3000 horas, cosa por desgracia demasiado habitual no sólo no se produce ese ahorro, sino que en la mayoría de los casos estamos perdiendo dinero.

El problema de la vida útil de la bombilla es que no es algo inmutable, sino que puede verse afectada por diversos factores como:

  • Los ciclos de encendido y apagado: las bombillas sometidas a frecuentes encendidos (usos puntuales como pasillos o aseos) suelen ver reducida su vida útil.
  • Las luminarias muy cerradas: comprometen la vida útil de las bombillas debido a las altas temperaturas.

 

Otros tipos de bombillas de bajo consumo:

Aunque las LFC son lo que comunmente conocemos cómo bombillas de bajo consumo, esta denominación no es del todo correcta, ya que existen otro tipo de bombillas que podrían englobarse dentro de esa misma categoría de bajo consumo y no son LFC. Es el caso de :

Halógena

  • Bombillas halógenas: en principio nacieron como una tecnología destinada a los coches, pero hoy en día existen bombillas de formato tradicional, que consumen la mitad que las bombillas incandescentes, y funcionan con esta tecnología.
  • LEDBombillas LED: son las mejores bombillas del mercado, gastan unas 8 veces menos y no presentan ningún tipo de riesgo para la salud ni el medio ambiente. Tienen una vida útil mucho mayor que cualquier otra y poseen una luz direccional y más cálida. El único incoveniente es su precio, que a pesar de disminuir progresivamente continúa siendo más elevado que el de las otras, aún así, su larga duración y bajo consumo provoca que resulten más rentables y económicas.

Las bombillas de LED la mejor solución

Haciendo una comparación rápida podemos afirmar que una bombilla led consume unos 2w contra los 35w de una halógena obteniendo la misma iluminación, esta diferencia de consumo y su larga vida útil hace que salga rentable a pesar de costar aproximandamente unas 6 veces más.