Inicio General Todo lo que necesitas saber sobre las pilas recargables

Todo lo que necesitas saber sobre las pilas recargables

0 810
Pilas recargables

En un mundo lleno de dispositivos eléctricos las pilas recargables se han convertido en algo fundamental. El precio elevado de las pilas tradicionales para su uso habitual ha provocado un auge de las pilas recargables en detrimento de estas. Aquí te contamos todo lo que necesitas conocer sobre ellas, qué son, qué tipos hay o cómo cargarlas.

¿Qué son las pilas recargables?

Una pila eléctrica es un dispositivo que produce energía eléctrica mediante una reacción química que se lleva a cabo en su interior.

Las pilas convencionales son desechadas una vez finalizada su carga, puesto que la reacción que genera esa corriente eléctrica agota los materiales.

La diferencia con las pilas recargables es que en éstas, esa reacción química es reversible, por lo tanto, en lugar de ser desechadas tras su  uso, pueden ser recargadas y utilizadas nuevamente en numerosas ocasiones.

Es importante comentar que las pilas convencionales no están preparadas para ser recargadas. No debe hacerse bajo ningún concepto, no sólo porque no se conseguirá reestablecer su energía, sino por que pueden producirse alteraciones como fugas, mal funcionamiento del aparato o incluso pueden llegar a explotar.

Las pilas recargables tampoco tienen un uso infinito, poseen una vida útil con un número limitado de recargas en función del uso y del tipo de pila.

Tipos de pilas recargables

Basicamente existen tres tipos de pilas recargables:

  • Níquel-cadmio (NiCd): Es el tipo de pila más antiguo.

Ventajas: Suelen ser las más baratas.

Inconvenientes:  Menor vida útil, menor capacidad de carga y la presencia de cadmio la convierten en un elemento muy contaminante para el medio ambiente. Además sufren un problema conocido como “efecto memoria”. Lo que ocurre es que la pila deja de ser cargada por completo aunque de señal de que si lo está. Para evitar este fenómeno, la mejor manera es no realitar cargas cuando la pila esta parcialmente descargada, lo recomendable es esperar a que la pila se agote del todo.

  • Hidruro metálico de níquel (NiMH): Son las más utilizadas actualmente.

Ventajas: Mayor capacidad de carga, mayor vida útil y normalmente soportan más ciclos de recarga que las NiCd (aunque puede depender del fabricante). También son menos contaminantes y no sufren el efecto memoria.

Inconvenientes: Son algo más caras que las NiCd (aunque tienen mejor rendimiento  en función del precio)

  • Ión de litio (LiOn): Son las más caras, aunque también las más ligeras.

Ventajas: Elevada cantidad de energía y gran resistencia a la descarga. No sufren el efecto memoria y poseen un amplio número de ciclos de cargas.

Inconvenientes:  Se degradan muy rápido y son muy sensibles a las altas temperaturas, lo que puede acarrear su destrucción por inflamación o explosión.

Capacidad de las pilas recargables

La capacidad de energía en las pilas se mide en miliamperes/hora  (mAh). Conociendo el consumo de cada equipo podremos determinar el tiempo de duración de la pila en el dispositivo. Esto es un cálculo aproximado, ya que segun las características del dispositivo el consumo o el rendimiento pueden verse afectados.

Cargadores

Los cargadores son los dispositivos de recarga para las pilas y su funcionamiento es muy sencillo, basta con colocar las pilas en su interior y conectarlo a la red eléctrica.

El proceso de recarga consiste en el paso de corriente eléctrica a través de ellas, de forma que la reacción química se invierta y la energía sea de nuevo almacenada en el interior de la pila.

Existen diferentes tipos de cargadores, según su velocidad de carga. A mayor velocidad de carga, menor tiempo necesario para la recarga.

Es necesario conocer su funcionamiento para realizar una elección acertada:

  • Los cargadores más rápidos, generan un aumento del calor en la pila, por lo tanto debemos elegir un cargador con un piloto que nos señale que la pila se encuentra totalmente cargada. Este aumento de calor en la pila es peligroso, puede provocar que la pila se vacie e incluso llegar a causar una explosión.
  • Por el contrario los cargadores de recarga más lenta, los más habituales en el mercado, no poseen apenas riesgo de sobrecalentamiento en las pilas. Además son más baratos y con su uso las pilas acaban teniendo una mayor vida útil.

A la hora de elegir un cargador ten en cuenta elegir un dispositivo válido tanto para NiCd como para NiMH y en caso de ser posible, elige uno que corte la corriente una vez finalizada la carga.

Pilas recargables falsas

Con el incremento de consumo de pilas, procedente de la proliferación en el uso de dispositivos electrónicos, el mercado de pilas falsas aumentó considerablemente.

Es necesario evitar su uso ya que suelen ser pilas con un tiempo de vida útil muy inferior, y suelen tener menor calidad y capacidad de la que dicen tener. También es facil que nos engañen con el tipo de pila, NiCd en lugar de NiMH.

Una de las formas de detectar pilas falsas es observar sus características. Por ejemplo, es habitual que posean datos erróneos entre sus prestaciones, como una mayor capacidad de la existente en la actualidad en todas las pilas.

Consejos

  • Desde aquí te recomendamos el uso de pilas recargables en lugar de las tradicionales de un solo uso. Con unos pequeños cuidados puedes ampliar su vida útil y sus recargas, con el consiguiente ahorro, tanto en el bolsillo como a la hora de generar residuos.
  • Evita la exposición al calor y guardalas en un lugar seguro. Si una pila tiene fugas o señales de oxidación, desechala.

Contribuye al cuidado del medio ambiente y descarta siempre tus pilas usando un punto de recolección habilitado para ello.

Share Button