Inicio General Tubos fluorescentes: un cáncer para el medioambiente

Tubos fluorescentes: un cáncer para el medioambiente

0 3852
Tubos fluorescentes

Todos conocemos las luminarias fluorescentes, también conocidas como tubos fluorescentes, estamos cansados de verlos, tanto en viviendas como en oficinas y diferentes tipos de locales, sobre todo en el ámbito industrial, pero, ¿conocemos realmente en que consisten?

¿Qué son los tubos fluorescentes?

Los tubos fluorescentes son un tipo de luminarias que se basan en el efecto fosforescente, cuentan con una lámpara de vapor de mercurio a baja presión, para su funcionamiento.  Aunque no vamos a entrar a detalle sobre su composición y funcionamiento, es necesario comentar que los tubos fluorescentes están formados por un tubo de vidrio revestido interiormente por sustancias químicas las cuales emiten luz visible cuando reciben una radiación ultravioleta. El tubo contiene también una pequeña cantidad de mercurio y un gas inerte (normalmente neón o argón).

¿Qué características tienen los tubos fluorescentes?

  • Luminosidad: los tubos fluorescentes tienen un rendimiento luminoso que oscila entre los 50 y 90 lúmenes por vatio (lm/W)
  • Vida útil: tienen por lo general una vida útil comprendida entre las 5000 y 7500 horas, muy superior a las lámparas incandescentes por poner un ejemplo.
  • Color: aunque existen diferentes modelos, con diferentes temperaturas, generalmente su temperatura de color varía entre los 3000 y los 6500K (entre blanco cálido y luz día frío).

¿Cuales son las principales ventajas de los tubos fluorescentes?

  • Buen rendimiento luminoso
  • Bajo consumo eléctrico
  • Poca pérdida de energía en forma de calor
  • Vida útil prolongada

El gran problema de los tubos fluorescentes

Pero no todo pueden ser ventajas cuando hablamos de los tubos fluorescentes, existe un problema y grave. Los tubos fluorescentes contienen una pequeña cantidad de mercurio, lo que los convierte en elementos altamente contaminantes, aunque también es necesario descatacar que no existe ningún tipo de problema mientras el tubo no se rompa y el mercurio no sea liberado.

La contaminación por mercurio

  • La rotura de un tubo de mercurio es capaz contaminar 30 mil litros de agua.
  • El mercurio es  una potente toxina que puede afectar seriamente al cerebro y al sistema nervioso, siendo los niños y las mujeres embarazadas los más susceptibles a su intoxicación.
  • Algunos de esos efectos sobre el cuerpo humano pueden ser: alteraciones en la personalidad, temblores, cambios de visión, sordera, falta de coordinación o perdida de memoria.
  • El mercurio que es liberado al ambiente se transporta por vía aérea o por el agua de lluvia o nieve hasta los ríos, mares y océanos. Una vez allí, es absorbido fácilmente por los animales microscópicos y plantas, las cuales son ingeridas a su vez por animales más grandes.
  • Una de las mayores exposiciones al mercurio se produce mediante el consumo de pescado contaminado.  Países como EE.UU. están tomando medidas al respecto, y han emitido un comunicado advirtiendo a mujeres embarazadas y niños sobre el consumo de tiburón, caballa gigante, pez blanco o pez espada .
  • El mercurio es altamente dañino para la vida marítima y acuática en general, el mercurio en sedimentos puede causar aumento de la mortalidad y las deformaciones en los peces. En algunos lugares como la Bahía de San Francisco en EE.UU. la contaminación por mercurio es tal, que se recomienta a los adultos no consumir más de dos porciones de pescado al mes. 

¿Cómo contribuir a reducir la contaminación por mercurio?

  • Comprar tubos fluorescentes con bajo contenido de mercurio: Los últimos avances permiten a los principales fabricantes producir luminarias con hasta el 80% menos de contenido en mercurio. Aún así, siguen siendo tubos fluorescentes con cierto contenido de mercurio, por lo que deben ser eliminados en los centros de recogida de residuos.
  • Reciclar todos los elementos del hogar con cierto componente de mercurio como baterías o termostatos: La capacidad del mercurio como conductor de electricidad sumado a que es el único metal líquido a temperatura ambiente, lo convierte en un material muy utilizado en productos domésticos como termómetros, termostatos y baterías. Es recomendable deshacerse de todos en ellos en centros de recogida de residuos o puntos limpios.
  • Reemplazar los tradicionales termómetros de mercurio por termometros digitales o de vidrio galistan: Son igual de exactos e infinitamente menos contaminantes.

¿Qué hacer si se rompe un tubo florescente?

  • Antes de limpiar la habitación
  1. Abrir la ventana y abandonar la habitación durante al menos 15 minutos.
  2. Apagar la calefacción, aire acondicionado o ventilación.
  • Para limpiar la habitación
  1. Recoger con mucho cuidado los fragmentos de vidrio y polvo con algún material rígido a modo de pala y colocarlos en una bolsa de plástico que puede ser sellada.
  2. Utilizar cinta adhesiva para recoger todos los restos de vidrio y polvo.
  3. Limpiar el área afectada con toallitas húmedas y depositarlas después en la misma bolsa.
  4. No utilizar aspiradora, ni barrer la zona con los restos de tubos fluorescentes.
  5. En caso de que cualquier prenda de ropa o calzado tuviera contacto directo con el mercurio, no  los lave, colóquelos en la misma bolsa de plástico para ser desechados.
  • Una vez concluida la limpieza
  1. Sellar correctamente la bolsa de plástico que contenga todo el material para desechar y lavarse las manos concienzudamente.
  2. Eliminar la bolsa de plástico depositándola en el lugar correspondiente para su desecho.
Share Button